Al menos 15 vehículos accidentados y varios heridos en la autopista 6 de Noviembre

Los estudios de laboratorio y las imágenes juegan un importante papel en el soporte del diagnóstico médico en el país. El año pasado las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS),  incluyendo la estatal, que cubre los regímenes Subsidiado y Contributivo, que participan en el Seguro Familiar de Salud (SFS) dieron cobertura a 30 millones 841 mil 988 servicios de ese tipo.

Esos servicios representaron una erogación económica de 8,047 millones 671 mil 512 pesos con 56 centavos, de acuerdo con los datos suministrados por la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisalril) del informe de servicios y montos pagados por cobertura de laboratorios y exámenes diagnósticos reportados en el grupo de atención de apoyo diagnóstico en internamiento y ambulatorio hechos por las ARS durante el período enero-diciembre 2016.

En laboratorio la cantidad de servicios otorgados y pagados fue de 25 millones 463 mil 077, y en examen diagnóstico 5 millones 378 mil 911 a la población afiliada al sistema estimada en el 70% de los dominicanos. Esas cifras no incluyen los servicios de ese tipo que son cubiertos de manera privada como gasto de bolsillo del paciente, que de acuerdo con conocedores del tema supera el 43% del gasto general en salud.

Los ecocardiogramas, las sonografías, rayos equis y endoscopías registran la mayor demanda, aunque van en aumento prescripciones de estudios más complejos como la tomografía, la resonancia magnética y el cateterismo, entre otros, que buscan exploraciones más profundas.

El año pasado la Asociación de Administradoras de Riesgos de Salud (Adars) reportó 18 millones de atenciones en laboratorios y medios diagnósticos brindados por sus siete ARS afiliadas, lo que representó una cobertura económica de 7,080 millones 693 mil 074 pesos, de acuerdo con el informe presentado por la entidad en junio pasado.

En tanto, el Seguro Nacional de Salud (Senasa) ofreció el año pasado en ambos regímenes 12 millones 265 mil 316 servicios, de los cuales 11 millones 089 mil 412 fueron estudios de laboratorio, por un monto de cobertura de 1,330 millones 742 mil 286 pesos.

Este año, hasta octubre pasado, la ARS estatal reporta por ese concepto,  13 millones 810 mil 863 servicios aprobados a sus afiliados, por un monto de 2,368 millones 039 mil 393 pesos.

Una muestra del apoyo de las imágenes para el diagnóstico médico, lo constituye  el Centro Diagnóstico Especializado (Cedisa), un servicio de diagnóstico general no invasivo, que al año realiza un promedio de 125,000 estudios de imágnes, sólo en las  cuatro principales áreas de demanda.

Unos 40,000 corresponden al  área cardiovascular, entre ellos 24,000 ecocardiogramas;  35,000 en el campo de la radiología, de los cuales unos 20,000 son resonancia magnética; 40,000 sonografías de diferentes áreas y 10,000 tomografías.

¿Qué revelan los estudios?
El director médico de Cedisa,  Miguel Ángel Arias, explica que en la parte cardiológica es donde se realiza una mayor cantidad de estudios de República Dominicana. El especialista en cardiología da las siguientes explicaciones.

La ecocardiografía es  un estudio dirigido al conocimiento de las enfermedades del corazón, sobre todo las complicaciones de la hipertensión, arterias coronarias e insuficiencia cardiaca.

En hipertensión es donde se hacen  la mayor cantidad de indagaciones diagnósticas, porque es una de las enfermedades de mayor prevalencia entre la población dominicana, estimada en 31% de los adultos mayores de 18 años.

Todo paciente hipertenso necesita en su evaluación inicial y reevaluación anual un estudio de ecocardiografía. El objetivo es saber si ya la hipertensión ha causado daño sobre el corazón.

Mapa: El Monitoreo Ambulatorio de la Presión Arterial se hace con el objetivo de detectar hipertensión y evaluar su control.

Holter y doppler: el primero es un monitoreo de 24 horas para registrar la actividad eléctrica del corazón, y el segundo es para determinar las obstrucciones que hay en las arterias del cuello, de los miembros inferiores y en las venas, ya que permite medir el flujo sanguíneo.

Resonancia Magnética es un examen que utiliza imanes y ondas de radio potentes para crear imágenes del cuerpo, sin emplear radiación, se realizan del abdomen, cervical, tórax, cabeza, corazón, lumbar, pélvica,  próstata, de venas, del corazón, entre otras áreas. La resonancia cardiaca del corazón sirve para investigar alternaciones que el ecocardiograma no permite ver, además se realizan resonancias en diferentes órganos.

En el centro especializado en diagnósticos también se practican los protocolos de neuronavegación, que son los estudios que se realizan previo a someter al paciente a procedimiento de Gamma Knife, y la resonancia de mamas que es un estudio complementario para pacientes con cáncer y para el seguimiento de la quimioterapia.

Tomografía: es una tecnología para diagnóstico con imágenes, que utiliza un equipo de rayos X especial para crear imágenes transversales del cuerpo, se usa mayormente para estudios de huesos, cánceres, coágulos de sangre, signos de enfermedad cardiaca y hemorragia interna.

Densitometría ósea es una prueba para determinar la densidad mineral ósea. Sirve para el diagnóstico de osteoporosis.

El PET o Tomografía por Emisión de Positrones, es una tecnología avanzada para el conocimiento de la extensión del cáncer en el cuerpo, ya que permite estimar los focos de crecimiento celular anormal. La misma no está disponible cabalmente en el país, pese a que se han hecho esfuerzos  a nivel privado y público.

CARDIO-ONCOLOGÍA DAÑOS AL CORAZÓN
En ecocardiograma, explicó el director médico de Cedisa, Miguel A. Arias, están incursionando en la cardio-oncología disponiendo de uno de los tres equipos utilizados a nivel mundial para el diagnóstico de la complicación cardiológica que tienen los tratamientos para el cáncer.

Explica que ese estudio es de gran utilidad, porque los pacientes que reciben tratamiento contra el cáncer evolucionan satisfactoriamente a la quimioterapia, pero luego presentan complicaciones cardiacas, porque la mayoría de las drogas que se utilizan en ese tratamiento son cardiotóxicas por lo que afectan al corazón.

Esos estudios permiten detectar tempranamente cuando esos medicamentos están afectando el corazón, mucho antes de que se afecte la función cardiaca,. Ese conocimiento permite que el médico inicie a tiempo la prevención cardiovascular o pueda modificar el esquema de la quimioterapia.