Panegírico por Rafael Cuello Terrero (Ñoño)

0 185

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Por Bienvenido Matos Pérez

Es difícil escribir un panegírico para un noble amigo que partió a mejor vida, a mi de manera particular me resulta deprimente, desolador por que la muerte de un ser humano cualquiera que sea su condición es un acontecimiento que me reduce, me conturba, yo todavía no me acostumbro a la muerte pese a que soy uno de los humano que mas panegíricos ha pronunciado en su existencia y si el fallecido es de mis amigos de adentro, de los que se han ganado un lugar prominente en mi vida no me es fácil aunque los demás no puedan entenderlo y ni siquiera puedan apreciarlo, pero es así.

Y ese es el caso del fallecimiento de Rafael Cuello Terrero (Ñoño) a quien yo considero un ser humano extraordinario, por su hombría de bien, por su vocación de servicio y por el valor y la solidaridad que lo acompañaron durante toda su existencia en este breve espacio de vida que le toco vivir en la tierra.

Fue un amigo leal, sincero, sin dobleces, un hombre hecho de una sola pieza, cuando era si lo defendía al precio de su vida, cuando era no igual lo mismo daba, su firmeza no admitía posiciones intermedias.

Esa característica lo marco desde su primera juventud, porque tuvo el coraje, el valor de enfrentar la tiranía trujillista y ser un ente contestatario contra todo lo que atentara contra el sagrado derecho del pueblo a la libertad.

Milito en el movimiento revolucionario 14 de junio y asumió tareas que solo la asumen los valientes, en las luchas del pueblo dominicano por zafarse de las amarras con que la dictadura lo apresaba su nombre está escrito con caracteres de idoneidad y firmeza, después partió a NY estados unidos de Norteamérica donde trabajo durante buen tiempo para garantizar a sus familiares una existencia digna y en armonía con la vida, cuando creyó vencido el tiempo en aquel país volvió a la tierra donde nació lleno de sueños, de buenas experiencias.

Aquí lamento siempre lo poco que se había avanzado, la falta de oportunidades, de fuentes de trabajo, de empleos de calidad y se entristecía por los pobres niveles de desarrollo y prosperidad que aquí se palpaban, pero esto antes de desalentarlo lo empujo a luchar por un Barahona y un país mejor.

Volvió a la política y desde allí hizo los aportes que el medio le permitió, amo este pueblo desde lo más profundo de su ser y cuando lo designaron director regional de turismo él con sus propios recursos identifico las que debían ser las primeras obras para apuntalar el incipiente proyecto de desarrollo turístico del pueblo de Barahona, dotado por la naturaleza por evidentes recursos naturales para encausar su despegue hacia el desarrollo y el progreso.

Pero el no recibió el respaldo de las autoridades superiores porque al parecer el sur solo figura en las mentes de quienes han dirigido la cosa pública para tiempos de campaña, esta actitud y la falta de inversión en la zona sur lo deprimieron mucho, Rafael Cuello Terrero (Ñoño) fue en su juventud un consagrado atleta, jugo baloncesto, Voleibol, beisbol y practico el atletismo con buen nivel competitivo y fue un noble amigo de todos los Barahoneros.

De este hombre uno tiene que decir en honor a la verdad que cuando tuvo que pedir perdón lo hiso y lo hiso con una sinceridad impactante, pero cuando tuvo que reclamar un derecho lo hiso con altura y una firmeza que a veces tenían vicios de pasión, mi amistad con el viene de lejos y aunque muchas veces tuvimos diferencias siempre expreso de mi conceptos que me elevaron y la estimación a él en mi persona también crecieron, mucha gente podrá pensar que era un hombre aguerrido sin embargo yo puedo escribir mi creencia de que la bravura que a veces el expresaba era como una especie de anticuerpo para que se defendiera de los depredadores que pululaban por las calles de nuestra empobrecida comunidad.

A Ñoño cuello yo le vi solucionar miles de problemas a personas carentes de los más elementales recursos y cuando abrió su agencia hípica “El cuellote” esta fue una especie de paño de lagrimas de muchos de sus amigos a quienes el ayudo sin pedir nada a cambio, por su hombría de bien y sus luchas por Barahona el pueblo lo premio con muchos reconocimientos y con el cariño que le brindo durante toda su existencia en estas tierras cálidas pero de hombres como él con los más altos sentimientos para sus semejantes.

Con la ausencia física de ñoño Cuello me atrevo a expresar que se ha marchado un símbolo del barahonerismo mas puro y entusiasta, sus amigos del parque central ya no podrán verlo físicamente y le extrañaran y cada vez que vean las palomas que el alimentaba, los perros a quienes ñoño daba de comer volverán a encontrarlo sentado bajo los árboles de Nin disfrutando de su presencia.

Ahora que hemos depositado tus restos mortales, tu cuerpo físico en la tierra que te vio nacer solo me queda decirte – Cumpliste tu misión y vas rumbo a la verdadera vida, porque la muerte es una victoria sobre la vida, en tu viaje a la eternidad querido amigo acuérdate de nosotros, vete tranquilo, tú no estás muerto se mueren los que no dejan recuerdos, los que no han escrito su nombre en los testamentos insondables de la patria, los que no dejan amigos, los que no dejan hijos ni familiares, vete tranquilo Rafael Cuello Terrero que allá en la eternidad tus viejos amigos te esperan y nosotros más temprano que tarde un día nos reuniremos contigo.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

También podría gustarte
Cargando...

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More