Los Celtics superan el trauma de Hayward con mejor inicio

SANTO DOMINGO. La rotura del tobillo izquierdo de Gordon Hayward a 5 minutos y 15 segundos del arranque de la temporada bajó a la mitad (10/1 a 20/1) las apuestas que pagan en Las Vegas a las posibilidades de ganar el título de los Celtics.

Pero la ausencia del hombre llamado a aportar la mayor cantidad de puntos ha hecho ver otra versión de Boston, una que ha sido la de mejor marca en toda la NBA en los primeros 10 partidos de la temporada (8-2).

Un arranque en el que el dominicano Al Horford ha tenido un rol protagónico junto al armador Kyrie Irving, pero que tiene como punto desequilibrante al escolta de segundo año Jaylen Brown, que ha duplicado sus aportes igual como ha visto incrementar su tiempo en cancha (de 17.2 minutos a 31.6).

Brown, un 6’7 salido de la Universidad de California que fue la tercera selección del sorteo de 2016, ha pasado de contribuir con 6.6 puntos, 2.8 rebotes y 0.5 robos en la campaña 2016-2017 a 15.8 tantos, 6.6 capturas y 1.0 estafas en los primeros encuentros, arrancando como titular.

Después de caer en ese cerrado choque de apertura ante los Cavaliers (102-99) a pesar del trauma en Cleveland y al día siguiente de locales ante los Bucks de Giannis Antetokounmpo (108-100), los Celtics remontaron para ganar sus siguientes ocho encuentros.

Y Horford no se ha puesto de perfil. El puertoplatense promedia en la campaña 14.6 puntos, 9.1 rebotes y 4.3 asistencias. Un jugador que las rotaciones los han alejado del aro, tiene su mejor arranque defensivo en los últimos cinco años y lo ha logrado con su mejor porcentaje de triples (51%) con 17 aciertos en 33 intentos.