Las cárceles explotan por hacinamiento de reclusos

Las cárceles dominicanas continúan sobrepobladas, con una tasa de hacinamiento de un 89.7 por ciento, según reporte hasta octubre.

En 41 centros están recluidos 26,974 personas, pero solo tienen capacidad para 14,219, por lo que exceden con 12,755.

Las 19 cárceles del modelo tradicional presentan más problemas, ya que solo tienen capacidad para 4,587, y allí conviven 18,001, con una tasa de hacinamiento de 292.4 por ciento.

La más grave es La Victoria, donde están recluidos 8,973 hombres, pero su capacidad es de 2,011, con un nivel de hacinamiento de 346.2 por ciento.

Otras cárceles tienen niveles de hacinamiento más alto, de hasta un 600, pero la población de internos es menor.

Es el caso de la cárcel de Santiago Rodríguez, que tiene 168 presos y su capacidad es de 23, con una tasa de hacinamiento de 617%. La cárcel 19 de Marzo, en Azua, que también su capacidad es para 23, tiene 167, siendo su tasa de hacimiento de 618.3 por ciento.

Situación similiar ocurre con la de Nagua, cuyo nivel de hacinamiento es de 638.1 por ciento, con 238 reos, pero su capacidad es solo para 32. En la cárcel de Monte Cristi la tasa de hacinamiento es de 366.1 por ciento, con 395 reos, excediendo con 310 su capacidad, que es de 85.

En el centro del kilómetro 15, de Azua, hay 583 reos, y su capacidad es de 102, con una tasa de hacinamiento de 473 por ciento.

La cárcel de Baní tiene 844, pero solo debería recibir a 156, por lo cual su tasa de hacinamiento es de 442.8 por ciento.

El nivel de hacinamiento de la cárcel de El Seybo es de 263.7 por ciento, con 903 hombres recluidos, pero su capacidad es de 248.

La de Pedernales tiene 66 presos y su capacidad son 19, con un tasa de hacinamiento de 254.7 por ciento. En la cárcel de Neyba hay 288 hombres, siendo su capacidad 88, con una tasa de hacinamiento de 228. La de San Juan de la Maguana tiene 885 y su capacidad son 140, con una tasa de hacinamiento de 534 por ciento.

La departamental de San Francisco de Macorís alberga a 611 y su capacidad es de 122, con una tasa de hacinamiento de 398.11. La de Barahona tiene 679 y su capacidad es de 214, con una tasa de hacinamiento de 217.8 por ciento. En la de operaciones especiales, de Manoguayabo, hay 147 presos,  y tiene capacidad para 29, con una tasa de hacinamiento de 406.5 por ciento.  A ese recinto son enviados agentes y exagentes de la Policia Nacional. La de Salcedo tiene 160 reos y su capacidad es de 70, con una tasa de hacinamiento de 130.2 por ciento. En la de Cotuí hay 756 personas y su capacidad es de 262, con un nivel de hacinamiento de 756 por ciento.

A la cárcel de La Vega han sido enviados 1,758, y su capacidad es de 730, con una tasa de hacinamiento de 140.7 por ciento. La de Samaná tiene 269 reos y su capacidad es de 158, con una tasa de hacinamiento de 70.7 por ciento. En Higüey mujeres hay 111 presos y su capacidad es de 76, con un tasa de hacinamiento de 46.1 %.

SITUACIÓN EN RECINTOS DEL NUEVO MODELO
De los 22 centros del nuevo modelo, Najayo Hombres presenta una alta tasa de hacinamiento, de un 78.2%, ya que tiene 1,593 hombres, pero su capacidad es de 894.

Las demás de ese régimen no están sobrepobladas, pero a algunas no les cabe un reo más, y otras casi completan su capacidad.

Una muestra es el centro masculino de San Cristóbal, con capacidad para 250 y tiene esa misma cantidad.

Lo mismo que el de Elías Piña, donde hay 130 y tiene capacidad para 130.

Rafey Mujeres, de Santiago tiene 64, y su capacidad son 69; el de Monte Plata tiene capacidad para 417 y ya están recluidos 415; Najayo Mujeres tiene 304, pero su capacidad es de 308. Algo similar ocurre con el centro Cucama-La Romana, que tiene 718 y su capacidad es de 720.