Jaimito, el dominicano más longevo, tuvo 47 nietos y 114 bisnietos. Su hija mayor tiene 90 años

Era un amante de las bachatas de Frank Reyes, Luis Segura y la música típica Mantuvo una dieta en base a víveres, arroz y y carne hasta el final de sus días

0 179

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

HONDO VALLE, Elías Piña. El hombre más longevo del país falleció el pasado jueves en el municipio de Hondo Valle de la provincia Elías Piña. Jaime Vicente, mejor conocido como don Jaimito, era un agricultor de 117 años, 10 meses y 18 días de nacido.

Vicente era el dominicano de mayor edad. Iba a cumplir los 118 años el 28 de enero de 2019.

Sus siete hijos están vivos, la mayor tiene la edad de 90 años conocida como doña Celia, le siguen Antonia, Nercida, Berta, Blanca, Ibelia y Agustín Vicente el único varón.

Según cuenta su nieto, el profesor Carlos Vicente, Jaimito dejó 47 nietos y 114 bisnietos.

Dijo que fue un hombre ejemplar en la vida, y en la agricultura, tanto así que fue reconocido por el exdictador Rafael Leonidas Trujillo en el año 1950 como un gran hombre del campo.

La esposa de Jaimito, Ángela Encarnación, murió a los 85 años hace aproximadamente 18 años. Con ella vivió toda su vida en la calle Juan Pablo Duarte número 30 en el poblado de Hondo Valle.

“A él lo que más le gustaba era cantar, se mantenía constantemente agitando las manos y aplaudiendo, le gustaban las bachatas de Frank Reyes, Luís Segura y la música típica vieja”, expresó otro de sus nietos César Vicente.

El siempre se mantuvo lúcido, nunca padeció ninguna enfermedad y fue en los últimos días de su muerte que cayó en cama, cuenta su nieto César.

Recordó que don Jaimito hablaba y escuchaba perfectamente a sus 117 años y meses de nacido.

“Creo que la comida fue lo que lo mantuvo vivo. Él comía de tó. Víveres, arroz, carnes y le gustaba mucho el mangú de plátanos maduros con queso danés”, dijo con alegría su nieto César.

Contó que él era enfermo con el café, siempre había que dárselo en la mañana, en la tarde y a todas horas.

No le gustaba pelear ¿Clave de la felicidad?

“Algo que hay que resaltar de nuestro abuelo es la forma tranquila en la que vivió, nunca tuvo inconvenientes con ningún vecino y siempre nos decía: “Mantengase unidos, la vida no es para estarse peleando”, murió con una gran paz interior” , agregó.

Dijo que Jaimito nunca estuvo en cama postrado, excepto los últimos dos días de su larga vida.

Su familia dice que murió de una trombosis, que le durmió un lado de su cuerpo y que debido a su avanzada edad se produjo el deceso.

Todos en el pueblo de Hondo Valle saben decir algo de don Jaimito. La señora Glena Carol, amiga y modista de la comunidad quien vive a escasos metros de la casa de don Jaimito, expresó que la calidad humana que le caracterizaba era inigualable.

- Publicidad -

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

También podría gustarte
Cargando...

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More