Dirigentes plantean que el PLD inicie un proceso de solución a problemas internos

SANTO DOMINGO. Dirigentes de comités intermedios y del Comité Central del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) coinciden en señalar que los principales problemas que afectan a ese partido son la inactividad de sus organismos, las dificultades de la relación partido- gobierno y la falta de renovación de su dirección a todos los niveles.

Estas quejas sintetizan las que se han venido recogiendo en los encuentros de miembros del Comité Político con los miembros del Comité Central en las regiones del país, de cara a la reunión que tendrán los 634 miembros de ese organismo el próximo sábado 22 de abril en la Casa Nacional del PLD. José Izquierdo, expresidente del partido en Santiago, señaló que las inquietudes son de más actividad para el Comité Central, que se reúna cada tres meses, así como la renovación de las secretarías y las estructuras.

“Se está estableciendo que el Comité Central se reúna cada seis meses, pero aquí en la reunión de Santiago y la Línea Noroeste, se solicitó que fuera cada tres meses”, indicó.

Izquierdo manifestó que los dirigentes reclaman que haya una mejor relación partido-gobierno, y se empodere a los dirigentes “porque se presume que hay mucha lejanía entre los dirigentes del partido y los ministros, mucho de los cuales no son dirigentes del PLD o no tienen conocimiento de cómo funciona el PLD”.

Inactividad

Melanio Paredes, miembro del Comité Central y coordinador el movimiento interno “Más Democracia”, recuerda que la última vez que se reunió el Comité Central del PLD fue con motivo de la convención de delegados del primero de septiembre de 2015.

Expuso que en las reuniones con miembros del Comité Central se ha notado que el Comité Político se quiere quedar en lo relativo a la aplicación de los reglamentos del VIII Congreso Norge Botello y no irse al fondo del problema.

“No se aborda lo que ha generado este deterioro del PLD, que es la pérdida de sus principios, el abandono de sus métodos de trabajo, y algo tan elemental como la posibilidad de que sus organismos se reúnan”, enfatizó.

Paredes puntualizó que las quejas de los dirigentes peledeístas van en el sentido de que el partido tiene que retomar su institucionalidad, volviendo a su condición de partido de organismos, “no de individuos que, para fijar una posición sobre un tema como las observaciones del Presidente al aborto, no haya que esperar la opinión de Danilo y la de Leonel”.

Consideró que lo fundamental en la reunión del Comité Central fijada para el sábado 22 de abril es que el partido retome sus reuniones y se vaya preparando para el próximo Congreso interno que toca a finales del 2018.

Permanentes

El miembro del Comité Político del PLD, Bautista Rojas Gómez, informó que en lo adelante las comisiones de contacto del Comité Político con los miembros del Comité Central serán fijas como enlace, y que los encuentros han sido grabados.

Estimó que fue inteligente la decisión del Comité Político de conformar las comisiones para escuchar a los miembros del Comité Central, de manera regional.

Rojas se sumó a la queja de que los organismos no se reúnen. “Deben reunirse los organismos, comenzando por el Comité Central y el Comité Político hasta los comités provinciales, municipales e intermedios, ya hay elementos más que suficientes para ello”, explicó.

No se reúnen

Tomás Suriel, dirigente del Comité Intermedio Matías Ramón Mella en la provincia Santo Domingo, y quien estuvo en la fundación del PLD, criticó que los comités de base, los intermedios y el propio Comité Central no se reúnan con la frecuencia necesaria.

“Apenas se reúne el Comité Político de vez en cuando, pero no se reúnen ni los intermedios ni las direcciones municipales ni las secretarías”, enfatizó.

Recordó que Juan Bosch fundó al PLD con la idea de que fuera un partido de organismos, no de personas, organizado para gobernar el país.

Suriel precisó que todas las autoridades seguirán inamovibles hasta el 2020, pero lo que viene es la creación de nuevos comités intermedios, debido al crecimiento de la militancia morada.

Otra de las quejas que expresa Suriel es que los dirigentes nacionales no reciben a los dirigentes de nivel medio y bajo del partido.

“Los dirigentes nuestros se han ido a vivir del Estado y se han olvidado del partido, pero resulta que en el Congreso Rafael Kasse Acta, el partido tomó una medida inteligente y fue que los miembros del Comité Político no fueran al gobierno, pero en el 2005 tumbaron esa resolución para permitir que todos los miembros del Comité Político fueran a funciones públicas”, expuso.

También criticó el hecho de que para lograr ser miembro del Comité Central sea necesario tener un padrino en una de las dos tendencias, o gastar mucho dinero.

“Para llegar al Comité Central hay que tener mucho dinero y el apoyo de una de las tendencias”, dijo.

Fallas de la apertura

Adan Bodden, quien es dirigente del PLD de larga data, y pertenece al Comité G2 de Los Mina, atribuyó los problemas que sufre el partido a la apertura de masas que se hizo en ese partido.

“Todos los vaivenes, todas las diabluras que han ocurrido después de la apertura que se le dio a la organización no debieron suceder pero lamentablemente pasaron”, expuso.

Bodden observó que el partido está trillando un camino de indisciplina, desorganización y falta de respeto al partido y a la memoria del líder.

Opinó que esas faltas se deben a que no hay reglas del juego claras para la apertura del partido.

Otra de las dificultades que señala es que a los organismos no se les ha dado la importancia necesaria.

“Ahora mismo, la gente lo que está es porque le den un empleo o simple y llanamente por mantener el empleo buscándose su vida, porque está en una situación difícil”, expresó.

El dirigente peledeísta sostuvo que los dirigentes que van a participar en las reuniones del Comité Político y el Central deben empeñarse en cómo aprobar los reglamentos del VIII Congreso Norge Botello.