Competencia de Lyft con Uber va más allá de EE.UU.

Lyft se expande a Toronto y tiene en la mira a Ciudad de México y Londres.

Lyft, rival de Uber en EE.UU., se está expandiendo fuera de su mercado local, llevando la competencia entre las dos compañías a un nuevo escenario en un momento en el que ambas empresas se encuentran enfrascadas en conversaciones separadas para recaudar fondos.

Después de haberle quitado exitosamente cuota de mercado a Uber este año — Lyft ahora controla una cuarta parte del mercado estadounidense — la compañía se lanzará en Toronto antes de las vacaciones, según anunció el lunes.

La noticia llega en momentos en que Lyft intenta cerrar una ronda de recaudación de fondos de US$1 mil millones, encabezada por Alphabet, que valora a la compañía en US$10 mil millones excluyendo los nuevos fondos recaudados.

Al mismo tiempo, un consorcio encabezado por el grupo tecnológico japonés SoftBank se está preparando para invertir hasta US$10 mil millones en Uber a través de un complejo acuerdo que se ha visto frenado por desacuerdos en la junta. La inyección de efectivo se realizará en dos tramos: uno que comprará nuevas acciones en Uber con una valuación de aproximadamente US$68 mil millones, y un segundo tramo mayor que comprará acciones de los accionistas existentes a un precio menor.

Aunque Lyft ha sido durante mucho tiempo la compañía subestimada en el sector del servicio de transporte privado, ha ganado terreno este año debido a que Uber atravesó una serie de crisis, incluyendo la destitución del ex director ejecutivo Travis Kalanick.

Las ganancias de Lyft representan un problema para Uber. Dara Khosrowshahi, quien sucedió al Sr. Kalanick como director ejecutivo a principios de este año, dijo que la compañía no obtendría ganancias en EE.UU. durante los próximos seis meses como resultado de esto.

“El mercado estadounidense es muy competitivo ahora, entre nosotros y Lyft, por lo que no considero que EE.UU. será un mercado particularmente rentable durante los próximos seis meses”, dijo la semana pasada.

Ahora que Lyft está llevando esa competencia a Canadá, abrirá un nuevo frente en las guerras del servicio de transporte privado, impulsadas por los nuevos fondos que Lyft está en proceso de recaudar. Toronto legalizó las aplicaciones de reserva de automóviles el año pasado a pesar de la oposición de la industria de los taxis.

La compañía ha considerado previamente expandirse internacionalmente a ciudades como Ciudad de México y Londres, y señaló en un comunicado el lunes que “durante algún tiempo hemos deseado llevar a nivel internacional nuestra marca de viajes compartidos”.

Los inversionistas de Lyft incluyen Didi, la compañía de transporte china, el inversionista activista Carl Icahn y Andreessen Horowitz, la sociedad de capital de riesgo. La compañía opera en cientos de ciudades de EE.UU.. Su cuota de mercado aumentó del 16 por ciento a principios de año al 25 por ciento en agosto, según datos de tarjetas de crédito de Second Measure, una compañía de datos.